domingo, 27 de mayo de 2018

Discurso de ingreso en la RAE de Federico Corriente

http://www.rae.es/sites/default/files/Discurso_ingreso_Federico_Corriente.pdf

¿Sabías que el diseño de la letra pi (π) proviene del  jeroglífico egipcio que significaba casa, receptáculo?¿que la expresión «erre que erre» es de origen árabe?¿Y que el nombre de «La Mancha», cuna del mismísimo Don Quijote, también?

Éstas y muchas otras cosas interesantes se aprenden leyendo el discurso de ingreso en la Real Academia Española de Federico Corriente, elegido académico en el 2017 y que por fin, el 20 de mayo pasado, ingresó en tan noble y distinguida institutución.

Se titula «La investigación de los arabismos del castellano en registros normales, folklóricos y bajos», está disponible en este enlace, ocupa 45 páginas y me ha parecido muy interesante. En primer lugar, el lenguaje con que está escrito es espléndido, barroco, rico en matices y jugoso, un ejemplo de lo potente y preciso que puede llegar a ser el español.

En segundo lugar, puede leerse como un resumen y cata del arabismo, tal es la cantidad de detalles curiosos e ideas fundamentales que contiene. Después de dedicar unas palabras a la memoria de su predecesora, Ana María Matute, repasa la historia del arabismo en España, frenado en seco por influencia de la Inquisición y siempre mermado por la visión del moro como enemigo. Luego desgrana multitud de ejemplos, algunos interesantes por ser poco conocidos, de la influencia del árabe en el castellano antiguo, en una España bilingüe en la que nuestra lengua se empapó de términos, giros y dichos, especialmente en los registros de la lengua medios y bajos.

Por ejemplo, «La Mancha» proviene del andalusí manğá (alivio, satisfacción), que era lo que sentían los árabes cuando entraban en esa región dominada por ellos y alejada de las fronteras con los reinos cristianos. Y palabras tan cotidianas e inofensivas como «ademán», «adrede», «afán», «atracar», «azar», «dados», «guá», «loco», «mamarracho», «máscara», «mohíno», «naipe», «riesgo» y «titiritero» tienen etimología árabe. Lo mismo ocurre con expresiones tan castizas como «a troche y moche», «birli birloque», «que si quieres arroz, Catalina», «Ángela María», «fulano, zutano y mengano», y muchas otras. Mención especial merecen los préstamos del árabe en juegos y canciones infantiles, probablemente introducidos por niñeras moriscas. También el profesor Corriente desmiente algunas falsas etimologías árabes y deja el censo de arabismos en español en 2000 palabras, sin contar los topónimos. 

Un texto estupendo y suculento, que deleitará a todos lo que se interesan por la lengua y que puede ser leído como un catálogo de curiosidades lingüísticas por el público en general.

Federico Corriente (Granada, 1940), arabista y lexicógrafo, es licenciado y doctor en Filología Semítica por la Universidad Complutense de Madrid. Ha dado clases sobre árabe, dialectos árabes  literatura en universidades como la de Egipto, Marruecos, Estados Unidos y España. Es miembro de la Academia de Lengua Árabe de El Cairo y ocupa el sillón K de la Real Academia de la Lengua Española que dejó vacante Ana María Matute.

Dice que Granada es su referencia cultural, que allí vuelve siempre que puede y forma parte del selecto grupo formado por una veintena de lingüistas que se dedican a las lenguas semíticas. 

http://www.ideal.es/granada/culturas/201704/10/granada-sigue-siendo-referencia-20170407010535-v.html
Federico Corriente (Foto Guillermo Maestre)

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

sábado, 26 de mayo de 2018

Las tres muertes de mi padre - Pablo Romero

https://lastresmuertesdemipadre.com/

Pablo Romero tenía 17 años en el año 93, cuando ETA asesinó a su padre, el Teniente Coronel Juan Romero Álvarez, una de las siete víctimas de un terrible atentado con coche bomba en Madrid.

Pablo creció, se hizo periodista y un día quiso saber, averiguar qué había pasado y quién había matado a su padre, solo eso, porque la muerte de su padre era uno de los 400 crímenes de ETA sin resolver. ¿Qué pasó después? Para saberlo, tenéis que escuchar el Podcast en cinco capítulos que ha empezado en este enlace.

Nuestro periodista descubrió muchas cosas, entre otras, que una víctima de ETA puede morir tres veces: la primera, cuando lo matan; la segunda, cuando el crimen prescribe, y la tercera, cuando uno constata que en este país, los afectados por terrorismo de cualquier tipo no le importan a nadie.

Un testimonio duro, convertido en lo que creo es una obra literaria muy buena y auténtica. Os la recomiendo.

Pablo Romero

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

viernes, 25 de mayo de 2018

La moneda de Akragas - Andrea Camilleri


Título: La moneda de Akragas
Autor: Andrea Camilleri
              
Páginas:115
               
Editorial: Gatopardo
             
Precio: 14,90 euros 
                 
Año de edición: 2018

Esta vez creo que he batido un récord. Esta novela se imprimió en abril de este año, salió a la venta el 10 de mayo, el 11 lo compré y el 12 ya me lo había leído. Un placer efímero, sí, pero muy intenso. Cada vez me gusta más Camilleri, inclusa en una novela menor como ésta, brilla por encima de muchos autores y lo hace de manera que su arte parece fácil, sencillo y poco cuidado, cuando en realidad tiene mucho truco y funciona como una maquinaria de relojería.

En esta ocasión se deja llevar por una noticia de un pequeño incidente. En 1909, un campesino encuentra una moneda antigua de oro acuñada en Akragas, la actual Agrigento, en el 400 a.  C., en la época en la que cayó en manos de los fenicios. Al ir a enseñársela al médico rural, el galeno se cae del caballo y se rompe una pierna.

Este pequeño incidente sirve  para que el autor construya toda una trama policiaca alrededor de la monedita de oro, otra estupenda historia, marca de la casa, amena, culta y bien armada. Una delicia. No dejéis de leerla. De mayor me gustaría ser como Camilleri.

Moneda antigua de Akragas

Andrea Camilleri (Porto Empedocle, 1925) es un escritor siciliano nonagenario, viejo amigo y visitante de este blog, cuya biografía hemos resumido ya muchas veces. Baste decir que es un autor de novela negra, el creador del comisario Montalbano, uno de nuestros autores favoritos y el número uno en ventas en Italia de los últimos años.

Autor tardío y muy prolífico, socarrón, ingenioso, agudo, con carácter, un sentido del humor muy especial y muy mediterráneo, cada uno de sus libros es un verdadero regalo.
                
Andrea Camilleri

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

jueves, 24 de mayo de 2018

La maleta de mi padre - Orhan Pamuk


Título: La maleta de mi padre
Autor: Orhan Pamuk
              
Páginas: 97
               
Editorial: Random House
             
Precio: 9,90 euros 
                 
Año de edición: 2007
                            
Este texto gira alrededor de un objeto singular: la maleta del padre del autor, llena de sus notas, cuadernos y borradores. Los escritos de un hombre que quizás pudo llegar a ser un buen escritor, pero prefirió dedicarse a un trabajo convencional y tener una familia. ¿Qué contendrá?

Así arranca este libro, que trata temas esenciales para Pamuk, como porqué hay gente que escribe, que dedica su vida a simular otras existencias, lo llega a convertir en un arte y enriquece la vida de los demás. Un actividad que merece más de una reflexión. 
    
En realidad, este volumen reúne tres discursos pronunciados por mi escritor turco favorito en tres grandes ocasiones: la recepción del Premio Nobel de Literatura, la entrega del Premio Puterbaugh que otorga la revista estadounidense World Literature y la recepción del Premio de la Paz de la Unión de Escritores Alemanes.

Pamuk considera que los tres textos, que giran alrededor de un núcleo común de ideas, forman una unidad y deben editarse juntos. En otros casos, cuando un novelista se pone a reflexionar y escribir ensayos nos podemos temer lo peor, un texto aburrido y no demasiado interesante. Pero con este hombre ocurre algo completamente distinto.

Un amigo mío dice que escribe siempre el mismo libro; eso creo que yo, que siempre está redactando un enorme libro, casi infinito, cuyos capítulos son los volúmenes que se venden en las librerías y un ensayo suyo tiene tanta literatura, tanta alma como la mejor de sus novelas.

Un libro escrito desde el amor por la literatura.
              
Orhan Pamuk (Estambul, 1952), Premio Nobel de Literatura en 2006, nació en una familia acomodada, su padre era ingeniero, y empezó a estudiar Arquitectura, pero a los tres años lo dojópara dedicarse por completo a escribir. Más tarde hizo la carrera de Periodismo, pero nunca he llegado a ejercer. 
                
Estuvo viviendo en Nueva York, trabajando como profesor visitante en la Universidad de Columbia mientras su mujer, la historiadora Aylin Turegün completaba allí sus estudios. Desde entonces ha vivido en Estambul intermitentemente debido a varias polémicas por sus opiniones, con amenazas de muerte incluidas. Sin embargo, es musulmán cultural.  
Fue llevado a juicio en el 2004 por «insultar y debilitar la identidad turca» debido a que en una entrevista a un periódico suizo dijo: «En Turquía mataron a un millón de armenios y a 30 000 kurdos. Nadie habla de ello y a mí me odian por hacerlo». Al año siguiente se reafirmó en sus palabras y finalmente un tribunal abandonó el proceso judicial. Desde entonces algunos de sus compatriotas le consideran un héroe y otros un traidor.

Es uno de mis escritores favoritos y ya ha visitado varias veces este blog. Me encanta cómo escribe, siempre en su mundo, siempre entre Oriente y Occidente, entre el pasado y el futuro, siempre desde la capital turca, la ciudad de los tres nombres, Bizancio, Constantinopla, Estambul. Éste es el enlace de su página web oficial. 
   
Orhan Pamuk
                    
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Fisiología del funcionario - Honoré de Balzac


Título: Fisiología del funcionario
Autor: Honoré de Balzac.
 
Páginas: 155
 
Editorial: Mármara
 
Precio: 13,50 euros
 
Año de edición: 2018
                   
Este delicioso librito, publicado por primera vez en 1841, describe con humor al funcionario común (civilius oficinalis), su hábitat natural (el escritorio), sus costumbres, sus mecanismos de supervivencia, sus depredadores, sus presas, y otros detalles hasta completar un tratado completo de Historia Natural sobre el tema.

«El escritorio es la cáscara de funcionario. No hay escritorio sin funcionario ni funcionario sin escritorio». Con máximas así de rotundas, que están pidiendo mármol, trece axiomas que no necesitan demostración, porque su naturaleza verídica resulta evidente, y las impagables  ilustraciones originales de Luis Joseph Trimolet, Balzac completa un libro muy balzaquiano, irónico, humorístico, que roza lo grotesco y excesivo como fué toda la vida de este francés genial y desbordante. Yo de mayor quiero ser como Balzac, que escribía para hacerle la competencia al Registro Civil y describir toda una sociedad, individuo a individuo.  

Aquí, de momento, retrata a toda una clase social, los 40 000 funcionarios que calcula que existen en aquel momento, describe nueve subespecies típicas, desde el apuesto al memo, pasando por el adulador y el coleccionista, y en un alarde de talento descriptivo, el autor llega ¡a demostrar la utilidad del funcionario! para pasmo de los siglos y admiración de académicos. La cuadratura del círculo y el móvil perpetuo son bagatelas comparados con tamaño logro.

En fin, un librito divertidísimo, tronchante, agudo y muy perspicaz que, aunque parezca mentira no ha perdido apenas vigencia. Espléndido.
.

Honoré de Balzac (Tours, 1799-1850), fue un novelista francés, figura destacada del realismo y de la novela clásica decimonónica. Empezó a estudiar Derecho, lo dejó, fué periodista, tipógrafo y editor, hasta que se dió cuenta de que tenía vocación de genio de la literatura. Trabajador infatigable, se pasaba el día bebiendo café, escribiendo, mudándose de casa para escapar de sus acreedores y atendiendo a sus innumerables amantes. 

Escribió una obra monumental, la «Comedia humana», todo un ciclo narrativo que iba a tener 137 novelas, que se quedaron en 87 y 7 novelas de propina no previstas. Inició varios negocios y se arruinó también varias veces. Todo en su vida fué disparatado y excesivo.

Era un monstruo trabajando, un genio arrollador que vivió la vida a toda velocidad. Parece mentira que le diese tiempo a hacer tantas cosas en solo 51 años. Dentro de su producción, algo irregular, se encuentran verdaderas joyas, obras inimitables, tanto en forma de novelas como de relatos cortos. Balzac es un río enorme en el que se pueden pescar verdaderos tesoros.
                      
Balzac
                    
Publicado por Antonio F. Rodríguez.